Paula
En nuestro primer lunes de almuerzo junto a mi trabajolico maridin, visitamos el restorant SAZON PERUANO, que como lo indica su nombre, ofrecen comida peruana. El local, ubicado en Av. Borgoño 15297, Reñaca, Viña del Mar (fono 2736675), es pequeño pero muy acogedor, con area para fumadores y no fumadores. Cuenta con menu del dia ($4500.- incluye entrada, plato de fondo y postre), menu para niños ($3500.- nugget o pescado frito acompañado de papas fritas, lo que come todo niño, punto a favor) y una carta razonable de platillos (entre $6.000.- a $8000.- por plato, postres $2500). Mi maridin disfruto unos Spaguettis con Lomo, un plato grande de jugosos trozos de lomo salteados, mezclados con spaguettis, cebolla morada y trozos de tomate, y yo, un Tacu tacu de lomo, un trozo gordo y jugoso de lomo, sabroso, de unos 3 cm de grosor, acompañado de una mezcla de arroz con porotos (el famoso tacu tacu), poroto blanco, el mismo porotito con riendas que ud. come, pero solo cocido y mezclado con este arroz con algun aderezo amarillo, aji amarillo o curry quizas, estaba como frito, como cuando se hace una tortilla, pero el sabor era delicioso. No me gustan las cosas en vinagre, pero este platillo estaba acompañado de cebollas avinagradas, quizas nuestra cebolla escabechada, del tipo moradas, cortadas en juliana, me parecieron de un sabor muy agradables al mezclarlas con el tacu tacu. De postre, un delicioso Tres Leches, humedo, impregnado de los sabores dulces de la leche. Un postre de buen tamaño, aunque debo reconocer que el merengue fue mi unico "hummm" en este lugar. Hay merengues deliciosos y otros no tanto... este es de los no tanto, lo senti muy grueso, casi sintetico, sin la liviandad propia del merengue hecho con almibar de pelo... pero considerando el sabor del tres leches, era un mero detalle. Maridin comio un Suspiro Limeño pero... no... la consistencia del manjar no era suave, se sentian los granulos del azucar, era una porcion pequeña acompañada de mucho merengue... que ya les conte que no me gusto. No era un mal postre, no es que su sabor fuera malo, sino que he comido mejores, y comparado con los platos anteriores el suspiro simplemente destiñó. Vamos a lo general pero no menos importante: la atencion, un 10. Muy cordial, preocupada, una dama muy preparada en su rol de mesera, conocia los platos, sus sabores, por lo que era capaz de aconsejarte plenamente, punto a favor cuando vas a un restoran de comida especifica de un pais que ademas desconoces. Para estacionar, les recomiendo la playa. En esta epoca hay poca gente, caminaran unas 2 cuadras y de regreso pueden descansar viendo el mar. Volveriamos? Sin duda, un lugar encantador y comodo para volver... al menos en baja, no se como sera a hora pick lleno... Pero volveremos para probar las tablas, papas a la huaicaina y el pollo al ajillo.
0 Responses

Publicar un comentario en la entrada